Ahora que llegan las ferias, toca ponerse las gafas violetas

Por Semíramis González Comisaria independiente

Escribo este texto a un día de que termina la exposición “Maestras” en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, comisariada por Rocío de la Villa, y que ha sido todo un hito en las exposiciones feministas en el panorama español. La continúa lucha de las feministas por exigir un canon igualitario y justo para las mujeres se ha desplegado en múltiples frentes, y son las artes visuales uno de los principales donde poner el foco de este desigualdad para tratar de paliar ese espejismo que es aún la igualdad de género.

Acercándonos a las fechas de la Semana del arte en España, es decir, cuando se celebran múltiples ferias de arte en Madrid, es interesante no perder de vista trabajo que, año tras año y tras el esfuerzo del activismo, publican asociaciones como MAV (Mujeres en las Artes Visuales) analizando la presencia femenina en las ferias de arte contemporáneo. En las últimas cifras publicadas, de 2023, la feria con mayor presencia femenina era Hybrid con un 62,5 %, seguida de JUSTMAD con un 41,7 %, ARCOmadrid con un 37,3 %, seguida de Urvanity con un 36,9 %, y, como viene siendo habitual año tras año, el dato más bajo lo encontrábamos en Art Madrid, con un 29,6 % de mujeres artistas expuestas.

Si bien la tendencia de ARCOmadrid, la feria más importante, es un evidente crecimiento del porcentaje de mujeres en los últimos años, no resulta menos descorazonador que otras sigan también por debajo del 40%. Desde mi punto de vista es precisamente en las ferias emergentes donde hay que analizar con cuidado y con perspectiva de género, ya que si efectivamente hay más mujeres en estas no es por una conciencia feminista ni mucho menos, sino por la pirámide de la desigualdad que invierte los datos de presencia femenina desde los inicios de la carrera a las medianas carreras. Es decir, las artistas son mayoría en las facultades de Bellas Artes, son mayoría en sus inicios profesionales, y la desigualdad de género las va “eliminando” a partir de los 35-40 años. Por eso resulta fácil que haya muchas artistas en la ferias emergentes y no hay que tirar cohetes ante estos datos. Sin embargo, y pese a eso, ferias como Urvanity o Art Madrid no llegan ni al 40% ni con estas…

Vista de la exposición MAESTRAS en el Museo Thyssen Bornemisza.

En mi etapa en la dirección artística de JUSTMAD era consciente de esto, de lo “fácil” que resulta que haya artistas mujeres en ferias emergentes, y por tanto mi postura fue que ellas estuvieran presentes no sólo como artistas que exponen en galerías, sino en los programas paralelos, en los premios… No quitarnos las gafas violetas en ninguna circunstancia y en ningún análisis. Los datos, como dicen las Guerrilla Girls, son innegables y no pueden ser cuestionados. Y las cifras duelen.

Hace unos días, charlando con una artista española pionera feminista, concluíamos que muchas de aquellas que en los noventa abrían un camino en el arte contemporáneo español están hoy fuera del circuito, ignoradas por el mercado y poco visibles. Aquí es donde quiero centrarme. La palabra mercado es la clave; en el arte contemporáneo actual el mercado tiene un protagonismo muy importante, como una especie de monopolio que dicta qué artistas tendrán una carrera más consolidada, precisamente por haber expuesto determinadas veces en museos y centros concretos, por trabajar con determinadas galerías que acuden a unas ferias… Pero ¿y qué pasa con quienes no entran en ese canon? Escasean en las ferias las obras en video, curiosamente un soporte muy utilizado por las mujeres artistas por su facilidad de producción, bajo coste, y poca “historia” patriarcal detrás (frente, por ejemplo, a la pintura o la escultura).

Como decía antes, los cánones artísticos del mercado reproducen los modos de hacer de un sistema patriarcal. Por tanto, al igual que hay muchas más graduadas en Derecho que graduados, pero apenas mujeres en los altos tribunales, en nuestro sistema artístico se reproduce ese techo de cristal que señalaba antes. Las mujeres que comienzan su carrera hacen que las cuotas se equiparen, y en esa franja entre los 25 y los 35 encontremos esas cifras altas de artistas en las ferias. Pero ¿qué pasa a partir de los 35-40? Pues que se siguen penalizando la maternidad y los cuidados. Especialmente en un sector ahogado por la precariedad y la intermitencia, que hace que solamente un 15% de artistas (hombres y mujeres) puedan vivir de su trabajo,[1] solo un 4,9% de ellas ingresa más de 30.000 euros al año, y casi el 88% de las mujeres vende sus obras por debajo de los 1.000 euros, mientras que entre los hombres se reduce al 71%.

En el momento en que se debate en el Congreso la creación de un Estatuto del Artista, es importante no dejar pasar la oportunidad de incluir puntos que profesionalicen el sector sin caer en errores de otras profesiones. Por ejemplo, la importancia de la corresponsabilidad o que no se penalicen los cuidados y la maternidad.

Los modos de hacer patriarcales, que impregnan todo, pero especialmente el mercado, no pueden ser los que tomemos como referencia para seguir trabajando. Tenemos un compromiso por hacer una cultura que sea feminista, ya que el feminismo es transversal y nos apela a todas…y a todos. Desde el comisariado, la crítica, la gestión cultural pero también desde el mercado y desde las instituciones culturales y los museos, nos debemos a la mitad de la población humana que son las mujeres (no somos un colectivo) y debemos construir un sistema que frene la brecha de género y sea sostenible, igualitario y feminista.


[1] Marta Pérez Ibáñez e Isidro López Aparicio, “La Actividad Económica de los/las Artistas en España”, Fundación Nebrija y Universidad de Granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad