Entre confesiones y sorpresas

EL ARTE DE NUESTRO TIEMPO.
Siete conversaciones entre Jaime Aledo y Tomás Ruiz-Rivas
Fire Drill Ediciones
Valencia, 2024
205 páginas

Por CARLOS JIMÉNEZ MORENO

Qué instructivo y placentero me ha resultado leer las conversaciones que desde el mayo del 2022 hasta junio de 2023 mantuvieron Jaime Aledo y Tomas Ruiz-Rivas, auténticos todo-terrenos en el mundo del arte, de quienes podría decirse sin demasiada exageración que han visto y vivido todo en la escena artística madrileña durante lo que ellos han convenido en llamar «nuestro tiempo». El tiempo de la Transición, la afamada Movida madrileña, el delirio de ARCO, el encumbramiento del Museo Reina Sofía y la proliferación de colectivos artísticos y espacios alternativos a los que Tomás documentó en la memorable exposición La Cara Oculta de la Luna. Arte alternativo de los 90… A estos acontecimientos y a otros muchos más se refieren directa o indirectamente en su interminable intercambio de opiniones este par de queridos amigos, pero aquí solo voy a mencionar uno que ronda a todos los demás, el tema de la pintura, esa que durante años ha desaparecido del foco de la atención crítica y mediática solo para, como el río Guadiana volver a aparecer. Hay un pasaje de estas conversaciones referido a ella que me atrae sobremanera. Es aquel en el que, por instigación de Jaime, que es ciertamente el pintor de la pareja, de interlocutores, se centran en un cuadro de Simón Vouet que reposa en el Museo del Prado: El tiempo vencido por la esperanza y la belleza. Jaime hace unos agudos comentarios sobre las alegorías que lo protagonizan y luego ofrece una interpretación muy contemporánea de su contenido. Representa a “unas mujeres trabajadoras acabando con la gerontocracia patriarcal agrícola”. Y añade “¿Por qué no va a poder ser así?” Y si es así, si el cuadro puede admitir perfectamente una interpretación que seguramente jamás se le habría ocurrido a su autor, es por la “estructura formal del cuadro», esa que Juan Acha, citado por Tomás, llamaba la estructura interna del mismo. La que en definitiva impide que la significación del cuadro se agote en una sola interpretación, por muy coherente y bien fundada que sea. O que pretenda ser…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad